Nuevas tecnologías de comunicación y usos sociales

Isabel Guglielmone-Urioste


Consideraciones preliminares 

  En los anales de la especie humana el desarrollo de las técnicas ocupa un lugar mayor.  Lejos de surgir de una simple instrumentalización, abarca la pluralidad de acciones relacionadas con el pensamiento, el cuerpo, el comportamiento individual y social , la creatividad y el inventivo intelectuales. Desde los albores del progreso de las técnicas es posible afirmar que en ningún momento de la historia de la humanidad tuvieron lugar, como ahora, tantos cambios en las condiciones cotidianas de existencia de los hombres. Cambios que necesitan analizarse  y que atañen decisivos campos de las actividades humanas y ámbitos tan estratégicos como los métodos de educación y de formación con la aplicación de  las nuevas formas de acceso al conocimiento.
  El presente trabajo aborda el rol de las tecnologías de comunicación y ese vasto universo que constituyen la “cibercultura”  y el “ciberespacio” 1 (Levy, 1998)  a partir de su puesta en  relación con las anteriores mutaciones técnicas que experimentara  la colectividad humana en el ámbito de la comunicación.Por otra parte, propone puntos de reflexión acerca de la  influencia de la “cibercultura” en las nuevas configuraciones y redistribuciones  del saber y  sus consecuencias en la distribución y apropiación democráticas del mismo.
 

La “cibercultura” en la perspectiva de las grandes mutaciones en las técnicas de comunicación

   El desarrollo efectivo y conexo entre técnica y complejidad social se visualiza a través de un enfoque social y sincrónico. En esta dirección, los trabajos de antropología histórica de Leroi-Gourhan demostraron la instauración de una diferencia cuantitativa esencial que caracteriza a la humanidad en relación con el resto del mundo animal. Es así como los instrumentos distintos del propio  cuerpo que el hombre es capaz de crear se desarrollan en correspondencia con las facultades humanas de fabricar sus propias condiciones de existencia mediante el desarrollo de la   capacidad de sus fuerzas productivas (Leroi-Gourhan 1963).
   Tan antigua como el homo sapiens, la técnica de la anotación simbólica,  (cuyos vestigios es posible apreciar en las cavernas prehistóricas), adquirió la forma de escritura cuando las primeras  sociedades urbanas del Cercano Oriente se volvieron demasiado complejas para ser administradas por la simple  memoria humana. En estas ciudades antiguas que ya reposaban  sobre un territorio organizado, la emergencia de la escritura y el primordial  rol del escriba confieren  un carácter técnico a la relación simbólica entre sus habitantes (Stiegler 1994).

Pág.17     Sumario   -   Página Siguiente
 

No obstante que  esa innovación haya sido  regentada y hasta inmovilizada  por la autoridad política, al igual que otra manifestación del desarrollo técnico: las  primeras instalaciones metalúrgicas conocidas del centro de Europa que datan del tercer milenio antes de nuestra era y que se encontraban al interior de una ciudadela que  predominaba sobre el villorrio resguardando las habitaciones y  las tumbas de los poderosos . (Demoule,1994).
Al  tratar las formas de comunicación basadas en las nuevas tecnologías de comunicación resulta capital  referirse a otro salto técnico relacionado con los modos de expresión de la humanidad : la  invención de la imprenta , la “revolución -madre” de las comunicaciones. El libro impreso, fácil de transportar, -si se piensa en la época en la que los libros eran copiados a mano y consultados únicamente sobre caballete,- capaz de ser reproducido en numerosas copias  sin errores , y de alcanzar  estratos más amplios de la sociedad, dio un gran impulso a  la revolución científica y contribuyó a facilitar el  acceso a ciertas manifestaciones culturales . Sin embargo, su aparición y consolidación, según Victor Hugo, significaría la muerte de ese otro “gran libro de la humanidad”: los monumentos arquitectónicos2
No obstante y  a pesar de que la propagación de la imprenta creó expectativas y dio un mayor impulso a la democratización de la escritura y de la lectura, las diferencias sociales relativas al acceso a esa técnica como la  capacidad de leer y de escribir , si bien se allanaron en gran parte, nunca  desaparecieron.
 

Las nuevas tecnologías de comunicación: ¿diabólicas o   unificadoras?

  Cada vez que los distintos soportes de las comunicaciones, tanto en los transportes como en la transmisión de signos dieron saltos técnicos y tecnológicos significativos, un imaginario nutrido de nuevos pronósticos ilusorios acerca de la capacidad de las comunicaciones de unir y de azuzar las desigualdades sociales retoña. Es así que de acuerdo con las distintas generaciones técnicas como la máquina a vapor, la electricidad, y todas las tecnologías analógicas: fotografía, cinematografía, teledifusión, radiodifusión, fonografía,  esta idea de la instauración de una especie de  “fraternidad universal”  atravesó las épocas (Mattelart 1996). 
  En nuestros días en el umbral del Siglo XXI, en el momento de la interdependencia  notoria de las sociedades y de las economías a través de las redes  técnicas de información y de comunicación, esta antiguo anhelo, que emplaza la comunicación como excelente  vector de nexo social, rebrota.Tanto más cuando se trata de una época en la que las grandes corrientes políticas y religiosas tienen  escaso poder de convocatoria .
 
 
 
 

Pág.18     Sumario  -   Página Siguiente
 

   No obstante, si bien la evolución de las tecnologías puede ofrecer, para algunos, las más maravillosas expectativas, para otros puede convertirse en la misma encarnación del mal.
Cuando el libro impreso vio la luz, tardó decenas de años en imponerse, y los clérigos de la época anunciaron que su difusión acarrearía graves consecuencias: la gente se encerraría en mundos imaginarios sin volver a hablarse, y la herejía, la pornografía, podrían propagarse aceleradamente  minando las bases de la sociedad Cuando hoy  se habla de Internet, de la computadora portátil y de los multimedios pueden escucharse observaciones con idénticos temores y pronósticos. Los fustigadores de las nuevas tecnologías de información y de comunicación (NTIC) las perciben sólo como un flamante y diabólico instrumento de sujeción. 
A menudo, en esta condena moral establecida con anterioridad, que considera las técnicas y las tecnologías como el desencadenamiento de potencias negativas, está presente el mito que narra cómo  a partir de un revoltijo de cadáveres y con la electricidad del rayo - la energía de la época - se le diera vida a un monstruo que en la novela no lleva nombre alguno, y que el público le otorgó el de su “padre”: el doctor Frankenstein. Progenitor cuya criatura, originada al margen de las leyes naturales, se vuelve contra él. Pero lo que se omite a menudo en esta alusión es que el gran error que le resultaría fatal al científico es el de  no haber amado a su “hijo” y  no haberle acordado  un sentido relacional a su existencia.
De las dos visiones, tanto la que encumbra como la que inhabilita las técnicas y las tecnologías, resulta prudente tomar distancias y especificar qué es lo que realmente está en juego al tratar de definir los usos sociales de las nuevas tecnologías de comunicación, en la relación entre el avance técnico y la utilización efectuada por el ser humano, inscripto socialmente y en un contexto que trasciende los límites de lo local y de lo nacional.
 

 ¿Hacia una nueva forma de lo Universal por “telepresencia”?

Hoy por hoy, la  emergencia de las  nuevas tecnologías, la evolución de los dispositivos tecnológicos y la modificación de la demanda provocaron un desarrollo acelerado de la comunicación mediática.
En este proceso, los soportes tecnológicos están produciendo nuevas formas de ampliación de la inteligencia humana, a través de  procedimientos complejos de archivo, de cálculo, de graduación de operaciones, de transmisiones programadas, de elaboración de nuevos símbolos. A escala de centenas de años de hominización, se trata de un desplazamiento que se vive cotidianamente, y en el que hay que calibrar el carácter original, el alcance, la magnitud. Este celeridad abarca todos los dominios de la capacidad simbólica y los distintos modos de actividad del espíritu humano.
 
 
 

Pág.19     Sumario   -   Página Siguiente
 

  La gran peculiaridad de la “cibercultura”,  es la interconexión de todos las computadoras del planeta, lo que representa un gran encuentro, una gran reunión en los cuales, potencialmente,toda la humanidad que  cuente con  los recursos necesarios puede interactuar, reunirse a distancia, estar “telepresente”.

  El ideal de adaptación de los nuevos mundos que combinan las telecomunicaciones, la informática y los medios audiovisuales, más que el de volver una máquina más “inteligente”, es el de fortalecer el funcionamiento de los grupos humanos  a través de una  “inteligencia colectiva” (Levy 1994), es decir el concurso organizado y coordinado de  energías, capacidades, conocimientos, imaginación conforme a criterios humanistas. Pero según el mismo autor, (Levy 1998) el acontecimiento principal del “ciberespacio” consiste en llevar a la humanidad a un tiempo anterior a la escritura,  el de la comunicación  vigente en las sociedades orales, donde los mensajes lingüísticos eran recibidos en el mismo momento de la emisión. El carácter simultáneo e incesante de los mensajes,  el “aquí y ahora” interactivos, recíprocos, que ofrecen las nuevas tecnologías de comunicación trascienden el modo diferido (fuera de contexto) de emisión y recepción característicos del libro impreso y de los grandes medios de comunicación (prensa, radio, televisión). Los medios interactivos retrotraen a la humanidad hacia  una situación semejante a la primigenia oralidad, aunque en una dimensión diferente. “La cibercultura conforma una nueva forma de la Universal , lo Universal sin totalidad” (ob. cit)  a diferencia de las anteriores formas de comunicación que sustentan forzosamente un cierre (clôture) provocado por la descontextualización.

  Paul Virilio por su parte, y con  relación a la  “telepresencia a distancia”, sostiene que: “cuando el extremo alejamiento espacial deja el lugar repentinamente a la extrema proximidad del tiempo real de los intercambios, subsiste, no obstante una distancia irreductible”3.  . De este modo, y debido a la inexistencia “del espacio real del encuentro”, la situación  del “aquí y ahora” no tiene lugar, sin que, por lo tanto, se elimine el carácter instantáneo del acto interactivo. (Virilio,1997).
En el maremágnum  numérico, donde coexisten lo universal y lo particular, lo internacional y lo local, la circulación interactiva  de informaciones, de conocimientos, de cultura, requiere consideraciones especiales acerca de la configuración de esos nuevos  usuarios-ciudadanos-consumidores, de sus  particulares modalidades de recepción  y de su inserción o exclusión del circuito.
 

Sobre las transposiciones: Norte-Sur,  Internacional-Local

Al hablar de la utilización social de las tecnologías de comunicación, es importante  no perder de vista la existencia de desigualdes en el acceso y en el usufructo de estos avances.
 

Pág.20     Sumario   -   Página Siguiente
 

 Y en tal sentido no sólo se trata de considerar las diferencias entre los hemisferios Norte y Sur, puesto que hay Sures en el Norte y Nortes en el Sur.

 Desde luego en los países industrializados, las altas tasas de desocupación, el debilitamiento de los lazos sociales y la exclusión de ciertos sectores se producen  al mismo tiempo en que la protección del Estado disminuye o directamente desaparece, dejando el espacio abierto a la  expansión liberal.

  Es así como  en los países ricos del Norte coexisten “islotes” del Sur, con los SDF (“sin” domicilio fijo) en Francia,o los “homless”, las personas “sin” hogar de  los países anglosajones, todos  los millones de “parados” o “sin” trabajo, los inmigrantes económicos o políticos “sin” permiso de estadía (sin papeles). Una adición de excluídos designados  a partir de una carencia.

  En tanto que los países del Hemisferio Sur, cohabitan algunas “islas” de Norte promovidas  por el flujo de los nuevos circuitos mercantiles y financieros, y, a menudo, por las secuelas de una corrupción agudizada e impune. Los barrios residenciales de las principales capitales, donde prevalecen los servicios, la bella arquitectura, la seguridad, los espacios verdes, los “shoppings”, los colegios y las Universidades privados y las zonas dedicadas exclusivamente a  los negocios están ahí para demostrarlo.

Tanto en los países del Sur como en los países industrializados del Norte,  y en  lo que concierne la concentración en el equipamiento y en el flujo informacional del “ciberespacio”, los mismos  son accesibles  a  los  sectores favorecidos de la sociedad4 .
En consecuencia, si bien la sociedad universal y “comunicante” es una realidad en la hora actual, es importante tener en cuenta que gran parte de la humanidad no  es partícipe de la misma. A la noción casi mítica de “aldea planetaria” conviene confrontarla con los nexos, bien reales, establecidos entre lo global y lo local permitidos y afianzados por las tecnologías  - nuevas y menos recientes - de la información y de la comunicación.
En este sentido y en el contexto boliviano puedo citar dos ejemplos importantes. El primero ilustrativo y anecdótico, es el producto de la imaginación de un dibujante de la prensa escrita. El humorista  de un diario de la ciudad de Sucre, al ilustrar una nota sobre  las nuevas redes  de información y la cuestión de la igualdad del acceso a las mismas  quiso demostrar que entre los usuarios de  las NTIC y la mayoría de la población, que vive en condiciones de extrema pobreza 5 existe un abismo, al dibujar  un campesino quechua que pregunta a un técnico en computación  especializado en conexiones ¿cómo puedo hacer para enviar  con urgencia esta arroba de papas por la nueva autopista de la información?6
 
 
 

Pág.21     Sumario   -    Página Siguiente
 

El otro ejemplo se refiere a los resultados de una investigación (Guglielmone,-Urioste I. y Aguirre A. 1997), dedicada a analizar las  características socio-económicas y culturales de la inserción de los inmigrantes rurales radicados en la ciudad de Sucre. Los aspectos  relativos al uso de los medios de comunicación de masas tradicionales presentaron un resultado esencial. En efecto, los inmigrantes entrevistados-hombres y mujeres de mas de 15 años,- señalaron que “Morelia”, una telenovela difundida diariamente en el momento de la investigación a las 21 Hs. y  fabricada a escala continental por una gigantesca cadena mexicana, era su  programa de televisión favorito.

 No obstante, ante esos gustos que colocan a los inmigrantes en contacto con el mundo y los valores de la “mundialización”7  vía la pantalla chica, otro fenómeno se revela: estos ex- campesinos  sintonizan   desde muy temprano - a partir de las 5  o las 6 de la mañana- y durante  todo el día radio ACLO (Acción Cultural Loyola) . Esta radioemisora fundada en 1966, perteneciente a la Compañía de Jesús, con una potencia de 10 kw, trabaja con reporteros populares capacitados en los municipios rurales y su programación, con amplio contenido informativo local, es enteramente difundida en  lengua quechua.

  Es así como ante la creciente “internacionalización” provocada por una preferencia televisiva,  la  asidua sintonía de radio ACLO, constituye, según el concepto utilizado por Mattelart  la “revancha de las culturas singulares” (Mattelart 1997). En efecto, en una región  marcada por la ancestral presencia de las culturas indígenas, por una explotación desenfrenada, por los actuales y permanentes intercambios económicos y culturales entre el campo y la ciudad, y por la desordenada inserción de los medios de comunicación de masas clásicos, el ineluctable contacto de los inmigrantes rurales con las culturas urbanas, nacionales  y transnacionales, provoca un principio de resistencia a las fuerzas hegemónicas. Resistencia que se manifiesta en múltiples formas de adaptación y recuperación, de integración y de desquite, lo que da lugar a la configuración real y a la acepción conceptual de las culturas  denominadas “híbridas”, “mestizas” o “criollas”. 

  Estos grupos humanos que experimentan un elevado crecimiento demográfico, que contribuyen al fenómeno planetario de las migraciones campo-ciudad8,  y que, una vez llegados e instalados - precariamente o no – en los centros urbanos presionan en todos los niveles  los saturados sistemas educativos, requieren que las nuevas tecnologías de comunicación, debidamente instrumentadas, respondan a sus demandas de información, de formación, de capacitación, de incorporación de nuevas competencias y de obtención de diplomas.
 
 
 
 
 

Pág.22     Sumario   -   Página Siguiente
 

Hacia una nueva configuración del saber

  Las  nuevas tecnologías de comunicación no introducen solamente una demanda  mayor de computadoras, sino que navegar por los hipertextos (actuales o futuros)  implica un despliegue inusitado de nuevas formas de acceder   e incorporar  nuevos conocimientos.
Con ese tipo de prótesis materiales que funcionan como extensiones del cuerpo humano conectado a distintas interfaces: teclado, pantalla catódica, guante o casco, las sociedades humanas comienzan a disponer de elementos de concepción, producción y comunicación a la vez autónomos y equipados de programas simbólicos. 

  Vivimos uno de los raros momentos en los que a partir de una nueva configuración técnica, y de los usos de nuevas tecnologías de información y de comunicación el ser humano establece otra relación con su entorno, en el que las prácticas de escritura y de lectura, mediante pantalla interpuesta, prosiguen  una transformación. Es una época clave en la cual el antiguo orden de representaciones y de saberes varía para dar lugar a otros imaginarios, inéditos modos de conocimiento, estilos de regulación social aún mal estabilizados y nuevos soportes de la memoria colectiva. Para  Stiegler la memoria  no son sólo las huellas conservadas, sino  que comprende también las llamadas  “industrias de la memoria” que incluyen toda la producción de huellas analógicas y numéricas que se inscriben de modo  más o menos duradero en la memoria humana o en la de  una máquina (Stiegler 1996).
En este contexto los sistemas educativos, sometidos a nuevas imposiciones de afluencia masiva, de variedad, premura y modificación del saber, requieren adaptar sus necesidades a las nuevas posibilidades técnicas. 

  Hace ya diez años, J.F. Lyotard, en  su libro “La condición postmoderna” (Lyotard 1989)9,  a tiempo de analizar y explicar el fin de los ”relatos fundadores” estudia la influencia de las transformaciones tecnológicas sobre el saber, cuya naturaleza debería modificarse y manifiesta que “la multiplicación de las máquinas de comunicación afecta y afectará la circulación de conocimentos”, tal como lo hiciera el desarrollo de  otros medios de transporte y de transferencia de signos visuales y sonoros. No obstante, ya anticipa el hecho ineluctable de que las operaciones de “adquisición, clasificación, posibilidad de disposición y explotación de conocimientos” deberán modificarse al pasar por el bies de la máquina, como la transcripción de mensajes a un código digital. Los mensajes que no pudieran aceptar esa transposición, serían deshechados. Al mismo tiempo, Lyotard anticipa (ob.cit.) que el saber resultará el producto de una transacción entre proveedores y usuarios, en perjuicio de la antigua concepción relacionada al saber  con la manera de forjar el espíritu y hasta la persona.
 

Pág.23     Sumario   -   Página Siguiente
 

  ¿Cómo adaptar los sistemas educativos, sometidos a afluencias masivas en todos los niveles, a las actuales necesidades de aprendizaje permanente, (durante dos siglos, y antes de esta mutación tecnológica de los últimos veinte años, el certificado del último curso de la escuela primaria servía para trabajar durante toda la vida), de adaptación casi “personalizada” de las diversificadas transacciones del  saber?.
Ante la fuerte demanda de formación existente tanto en los países ricos como en los países pobres, y las tensiones  a las que están sometidos los sistemas de enseñanza públicos de educación, es necesario pensar en las nuevas tecnologías  como soluciones para recuperar el esfuerzo pedagógico de los siempre exiguo número de  docentes y formadores .
 

La promesa de interactividad

En la articulación de las formas clásicas de enseñanza y las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías intelectuales, la promesa de interactividad: de la participación activa del receptor es la más radical de todas. Sin embargo, resulta importante destacar que el grado de interactividad de un medio, está directamente vinculado con el dispositivo de comunicación y con la relación del mismo al mensaje. De acuerdo con los diferentes tipos de interactividad (Levy, 1998), los dispositivos de comunicación de mensajes lineales, pueden ofrecer además de la clásica difusión unilateral de los grandes medios masivos, formas de diálogo recíproco (correspondencia postal entre dos personas) y formas de diálogo múltiple (correo (electrónico, conferencias electrónicas). En lo que concierne las eventuales interrupciones  del flujo informacional en tiempo real, los dispositivos de diálogo múltiple, que interesan particularmente para su aplicación en la educación, pueden ser videoconferencia con muchos participantes, hiperdocumentos-producto de la lectura/escritura de un grupo abiertos y accesibles en línea, y simulaciones como soporte de los debates, con la posibilidad de intervenir sobre el modelo. Los mismos dispositivos de diálogo múltiple, pueden implicar al receptor en el mensaje, mediante juego de roles, videojuegos, comunicación por mundos virtuales, entre múltiples utilizadores de todas las computadoras interconectadas del planeta.
 

Pautas para una tecno-democracia

  Sin embargo, existe una diferencia entre los usos prescritos y los usos reales, los mismos que inhabilitan tantos discursos normativos o exageradamente optimistas  que acompañan cada innovación. No obstante, la sola “performance” técnica no garantiza ninguna plusvalía democrática, puesto que un potencial acceso a la información no debe ser confundido con la adquisición, de parte de la mayoría de la población, de competencias relativas a la manera de estructurar, labrar, perfeccionar y pulir  los modos de “hacer pensar” y de “saber pensar”.

Pág.24     Sumario   -   Página Siguiente
 

  Por otro lado, el rol clásico del docente , como proveedor de conocimientos, de informaciones, queda reemplazado por los artefactos  y las redes de la “cibercultura”. Pero el docente tiene reservado otro rol; el de intermediario,  entre las tecnologías intelectuales y los destinatarios, que requieren cada vez mas la incorporación adaptada, casi “personalizada” de conocimientos acordes con sus necesidades académicas o laborales.
En ese sentido, resulta importante que los poderes públicos no dejen el terreno libre solamente al sector privado, tendencia que resulta muy visible en los aspectos económicos y relativos a la prestación de algunos  servicios.

En primer lugar, incumbe al Estado asegurar la familiarización de sus ciudadanos  con las nuevas tecnologías de comunicación desde la escuela primaria y propagar la enseñanza pública y adaptada de la informática10 .

Por otra parte, evitar  la anticipación de un solo operador industrial e internacional en la confección del software educativo es una tarea a efectuar desde ahora, y mancomunadamente a partir de la Universidad, la sociedad civil y los Estados. Porque la estructuración del saber numérico necesita incorporar el carácter singular de las culturas.

  En el proceso de sociabilización y aprendizaje que implica el intercambio de información, resulta vital que los usos sociales del “ciberespacio” no se mantengan al margen de sus destinatarios: los actores sociales. De ese modo, toda acción técnico- económica necesitará asociarse democráticamente a las apropiaciones individuales, sociales y colectivas de la “cibercultura”.

  Es el momento de proteger al ciudadano que podría ser tratado  como simple consumidor en nombre de una racionalidad técnica. Ante las decisiones industriales por tomar, los contenidos que programar, y las estrategias educativas que implementar, es tarea de los Estados y de las instituciones sugerir y elaborar  requerimientos para organizar las ofertas educativas de las nuevas tecnologías de comunicación.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Pág.25     Sumario  -   Página Siguiente
 

NOTAS

  1 - Según Levy (op.cit)” el ciberespacio es la “ red” , el nuevo medio de comunicación que emerge de la interconexión mundial de las computadoras.Ese término designa no sólo la infraestructura material de la comunicación numérica, sino igualmente “el oceánico universo  de informaciones que alberga, así como los seres humanos que navegan y la alimentan”  en tanto que el neologismo “cibercultura” se refiere “a las prácticas sociales, las actitudes,los modos de pensamiento y de valores que se desarrollan conjuntamente con el crecimiento del ciberespacio.” (la traducción es propia)

  2 - El autor francés escribe en su libro “ Notre-Dame de Paris” (1831) que el libro impreso acabará con la arquitectura, ese “ gran libro de la humanidad”...” la gran escritura del género humano durante los primeros seis mil años del mundo” y anuncia, además que este descubrimiento occidental del Siglo XV terminará con algunas formas de memoria, porque, mediante el soporte del papel impreso el pensamiento humano se tornará “ volátil”, “inasible” e “ indestructible”, ya que “ es el modo de expresión de la humanidad que se renueva totalmente” por ser “más conservador”, “ mas cómodo y practicable por todos” , que necesita “ sólo de un papel, de tinta y de una pluma”.    y que se impondrá a la arquitectura  que necesita “ toneladas de oro, una montaña de piedras, un bosque de armaduras y todo un pueblo de obreros”....

  3 - la diferenciación tipográfica utilizada es de Virilio.

  4 - En los EEUU sólo un 30 % de miembros pertenecientes a las familias que tienen un ingreso anual de 34.000 $U utilizan la informática, en tanto que los usuarios de esta tecnología    pertenecientes a familias cuyo ingreso anual supera los 75.000 $U  asciende al 65 %. (Schiller 1996). 

  5 - al identificar la población que no cubre sus necesidades básicas, el promedio nacional es de 69,8 %, en tanto que en el Departamento de Chuquisaca, cuya capital es Sucre, los indicadores de pobreza ascienden al 76 %, que se diferencia entre área urbana (40,4 %) y rural (95,8 %).(UDAPSO, 1995)

  6 - Según datos de ENTEL, la empresa de telecomunicaciones recientemente privatizada, existen en toda Bolivia 6200 conexiones a Internet, por un total de 6.344.396 habitantes.(0,1 %  por 1000 habitantes). En la ciudad de Sucre  (131.769 habitantes) se registran 576 usuarios a Internet, lo que arroja un porcentaje de 0,2 abonados por 1000 habitantes, cifra similar a la de la ciudad de La Paz con 3.200 internautas y 1.125.600 habitantes.A título comparativo, los datos  del Réseaux IP Européen (RIPE), indican que en América del Norte ( EEUU y Canadá ) existen 24.millones de abonados con 84 abonados por mil habitantes.En los paises de Europa del Norte hay 50 abonados por 1000 habitantes, en  el Sur de Europa 10 abonados por 1000 habitantes (citados por  la revista Sciences Humaines Nº 16 pag. 73)

  7 - noción preferible al sintagma “ global” (Mattelat 1997)

  8 - al final del decenio de 1990 se prevé que mas del 70 % del aumento de la población mundial se efectuará en poblados y ciudades.(FNUAP, 1995).En Bolivia,el  último Censo de Población y Vivienda ( INE 1992) reveló que el 58 % del total de la población boliviana, que asciende a 6.344.396 habitantes, reside en las ciudades, y que el 42 %  que resta vive en las áreas rurales. La tasa de crecimiento anual de la ciudad de Sucre fue entre los años 1985-1988 del 6,7 %, indicador que a comienzos de los años 1990 se redujo al 3,6 %.(CEDEC 1992).

  9 - Lyotard  utiliza el término “postmoderna” para referirse al estado de la cultura después de “ las grandes transformaciones que había afectado  las reglas de juego de la ciencia, de la literatura y de las artes a partir del Siglo XIX” (idem)

  10 - En Bolivia  todos los institutos de enseñanza de computación de todos los  niveles y características pertenecen al sector privado, y el Ministerio de Educación, (DINETEC) no disponía, hasta   julio de 1998 de la nómina completa de esos organismos que funcionan en el país.
 
 
 
 

Pág.26     Sumario   -   Página Siguiente
 

BIBLIOGRAFIA

CEDEC (Centro de Estudios para el Desarrollo de Chuquisaca). Migración rural-urbana y crecimiento periférico de Sucre. 1992 
DEMOULE, J.P., Sans mode d’ emploi.L’archéologie des objets techniques.Revista Alliage Nº 21. Pour penser la technique.à la Cité des Sciences et de l’industrie.1994
INE.Instituto Nacional de Estadística. Anuario Estadístico. La Paz. 19954. Bolivia.
ENTEL.Empresa Nacional de Telecomunicaciones. Internet. Oficina Nacional. Bolivia.
FNUAP.Fondo de Población de las Naciones Unidas. 1995 
 GUGLIELMONE-URIOSTE, I. AGUIRRE, A. .Migración campo-ciudad y nutrición.Sus implicaciones en el desarrollon de Chuquisaca.Editado por la  Universidad Andina Simón Bolívar.Sucre ( Bolivia).1997
LEVY, P. L’intelligence colective. Editions Odile Jacob. París1994.
LEVY, P. L’ universel sans totalité. Actes du Colloque: Technologies de l’information:pour quelle société?.Département Technologie et Sciences de l’Homme. Université de Technologie de Compiègne.Francia.1997 
LEVY, P., Cyberculture. Rapport au Conseil de l’ Europe.Editions Odile Jacob.París.1998
LEROI-GOURHAN, A..Evolution et Techniques,t.II. .Milieux et techniques. Editions Albin Michel.París1963.
LYOTARD , J.F. La condición postmoderna. Cátedra.Colección Teorema. Madrid.1989.
Sciences Humaines. Hors-Série N º16 Mars-Avril 1997.
MATTELART, A.La comunicación- mundo.Siglo XXI Editores. México.1996.
MATTELART,  A. Les enjeux de la globalisation des réseaux. en la colección Manière de Voir(Hors- série) de Le Monde Diplomatique.octubre 1996.
MATTELART, A. La mondialisation de la communication.Actes du Colloque: Les Technologies de l’ Information: pour quelle société? Département de Technologie et Sciences de l’Homme. Université de Technologie de Compiègne .(Francia).1997
REVISTA Sciences Humaines .Hors-Série.La Communication.Nº 16.Marzo-Abril 1997
SCHILLER, D. Les marchands du “ village global”. en  la colección Manière de voir (Hors-Série) de Le Monde Diplomatique. octubre 1996.
STIEGLER, B. Aménager la déterritorialisation. Revista Alliage Nº 21.1994.
STIEGLER,  B.  en Echographies de la télévision (entretiens filmés) .Derrida J. Stiegler B. Galilée-INA.Paros. 1996.
VIRILIO, P. La velocidad de liberación. Manantial.Buenos Aires.1997.
 
 
 
 

Pág.27     Sumario  -  Artículo Siguiente
início