Mª Carmen Aguilar Ramos

Departamento Métodos de Investigación e Innovación Educativa

Facultad de Ciencias de la Educación. Universidad de Málaga (España)

E-mail mcaguilar@uma.es

 

 

¿CÓMO VIVIR LA CREATIVIDAD EN FAMILIA?.

 

La creatividad es imprescindible para:

·         Inventar soluciones nuevas

·         Producir conocimientos, instrumentos y procedimientos nuevos, por eso la creatividad es más importante que el conocimiento, según Eistein

·         Anticipar el futuro

·         Promover la innovación y actualización, evitando quedar anticuados o desfasados ante la competencia

·         Incrementar el potencial creativo de todos en la medida de sus posibilidades

Gervilla Castillo, A.(1997)

 

 

Estas palabras sirven de introducción al tema, en un tiempo histórico en el que la vida familiar necesita una buena dosis de estrategias de creatividad y resolución de problemas para volver a tomar las nuevas riendas que perfilen sus señas de identidad.

Los cambios sociales han introducido transformaciones en su organización, distribución de funciones y roles, que han dejado obsoletos y sin sentido los tradicionales papeles adjudicados en función del sexo, de ahí la necesidad de tomar conciencia de la importancia del desarrollo de la creatividad, e introducirla en las intervenciones de formación de padres.

En una sociedad movida por la información y la comunicación, e inmersa en los valores de: ”Lo relativo, lo diverso, lo subjetivo, el placer, lo “light”, lo presente, la secularización, el sentimiento, la estética, el humor, el agnosticismo, el pasotismo, etc. (Ibid.1997, pp. 22), la familia ha de mirar hacia delante e ir al encuentro de los valores alternativos (Rodríguez Hernández, A., 2001, pp. 57).

·        Tomar conciencia de la realidad temporal, psicológica y sociocultural

·        Humanizar el progreso y hacer progresar la humanidad

·        Crear espacios de libertad, ofrecer posibilidades para que los demás creen y promover nuevos  modos de expresión.

·        Favorecer la comunicación interpersonal auténtica

·        Contextualizar la existencia desde la búsqueda de sentido

·        Respetar y provocar la diversidad

·        Reconstruir la utopía desde la acción transformadora-prospectiva sobre el futuro

·        Impregnarse de realidad a través de actos de solidaridad trascendente

·        Cambiarse uno mismo para cambiar la realidad

Desde este enfoque, la familia ha de buscar sus propios valores, así como espacios y cauces de comunicación creadores de ambientes propicios para el crecimiento de todos sus miembros. Así, emerge la necesidad de fomentar y potenciar la creatividad (aunque parezca difícil de compaginar con las pautas y roles por las que se rige), porque la utilización de estrategias creativas y de resolución de problemas ayudan a crear un clima afectivo, cálido y comunicativo que estimula a los niños a crecer con una personalidad sana, equilibrada, autónoma, un buen conocimiento de sí mismo y autoestima positiva, como requisitos indispensables para desarrollar personas creativas.

Con este trabajo se intenta ofrecer pautas de intervención, dirigidas a descubrir nuevas formas de “vivirse la familia y en familia”, que enmarquen un estilo de educar a los hijos con perspectiva de futuro...

 

1.       CREATIVIDAD Y EDUCACIÓN FAMILIAR

En un estudio que realizamos en 1998, para conocer las necesidades afectivas, cognitivas y sociales de los niños y las respuestas educativas de los padres a dichas necesidades, constatamos que:

a)          Un alto porcentaje de niños expresaba la necesidad de experimentación y estimulación.

b)          El cincuenta por ciento de los padres entrevistados se confesaban sobreprotectores, y

c)           Un gran número de ellos no respondía a las expresiones emocionales de los hijos y no daba importancia al hecho de jugar con ellos o permitirles actividades en las que pudieran realizar experimentos o inventos.

 

De estos datos se desprende que la creatividad no es un valor que las familias estén concienciadas a fomentar.

Como vemos,

·        Por un lado, sobreprotegen a los niños impidiendo el desarrollo de su autonomía y,

·        por otro, no les permiten jugar  experimentando, lo que les priva de desarrollar la imaginación, la inventiva, la fantasía, la resolución de problemas, etc. 

 

Por ello, las propuestas que formulamos tienen por objetivo ayudar a las familias con los medios, que como educadores, tenemos a nuestro alcance. Menchén Bellón, F. (1998, pp18), señala que:

“Se necesita una nueva oleada creativa, que sea capaz de sobrepasar los bloqueos y penetrar en todas las áreas de la vida:

·        Hay que hacer conscientes los bloqueos que impiden que el niño sea creativo

·        Hay que revisar ciertos hábitos y actitudes transmitidos por procesos educativos obsoletos.

·        Hay que superar el miedo que nos mantiene anclados e impide desplegar nuestras propias capacidades.

Desde esta perspectiva, los profesionales en educación familiar, también tenemos que desbloquearnos, y uno de los primeros objetivos, en la formación de padres, es fomentar su toma de conciencia para superar bloqueos y miedos, y poder controlar las excesivas conductas sobreprotectoras que dificultan el desarrollo autónomo de los hijos.

¿Cómo se puede fomentar vivir la creatividad en la familia? Desde dos planos:

1)      Con la utilización de estrategias creativas para motivar a los hijos a corresponsabilizarse en las tareas del hogar.

2)      Con juegos y actividades que desarrolle la creatividad de sus hijos.

Para ello, se pueden diseñar programas de formación de padres, que siguiendo a Vila, I. (1998), se agrupan en tres tipos, como se aprecia en el siguiente cuadro.

 
 

TIPOS DE PROGRAMAS DE FORMACIÓN DE PADRES

Programas destinados a la formación general de padres

Programas instruccionales dirigidos a padres

Programas dirigidos a lograr una mayor implicación

de las familias y educadores

en el proceso educativo de los niños y niñas.

 

 

 

 

 

 

 

 


2.      PROGRAMAS DE FORMACIÓN DE PADRES

 

En función de las características de cada uno de los programas, anteriormente citados, se pueden proponer actividades para desarrollar la creatividad en la familia, tanto desde la perspectiva del aprendizaje de estrategias, como de aplicación de las mismas.

 

2.1. Programas destinados a la formación general de padres.

 

El objetivo es ofrecer información sobre el desarrollo y cuidado de los niños, y están dirigidos a todas las familias que quieran participar y su grado de institucionalización es bajo. En este grupo se incluyen las escuelas de padres y folletos o revistas editadas por la administración.

En esta modalidad de intervención, se puede diseñar un programa muy abierto y dirigido a todas  las familias de un centro escolar, centro de salud, asociación de vecinos, etc. Este tipo de actuación se puede realizar por medio de una carta o nota.

·        Objetivos:

·        Informar a los padres y madres sobre prácticas educativas para fomentar la creatividad.

·        Concienciar a los padres de la necesidad de desarrollar la creatividad para que sus hijos se adapten a situaciones nuevas y resuelvan problemas.

·        Contenidos: En función de los niveles educativos. Ejemplo de actividades que se pueden proponer a los padres.

 
 

ACTIVIDADES Y JUEGOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL

Fabricando una colonia, aceite corporal,  o  gel

Materiales        Pequeñas proporciones de  colonias, aceites  o  gel de bebés. Frascos pequeños. Agua. Pegatinas. Rotuladores. Hierbas o flores  secas. Cuencos.

Fabricando un puzler

Materiales        Una cartulina del tamaño que se desee. Pegatinas de colores. Tijeras. Rotuladores. Cromos de colores. Fotos de animales recortadas de revistas o dibujadas en fichas.

Fabricando manteles o posavasos:

Materiales                    Corcho, recortar formando unos redondeles, o manteles individuales. Plástico. Fotos. Imágenes recortadas.  Postales. Tijeras. Pegamento. Regla. Rotuladores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
ACTIVIDADES Y JUEGOS PARA EDUCACIÓN INFANTIL
 
Fabricando  barcos    

Materiales        Plastilina de colores. Papel de celofán de colores. Lápices. Trozos de madera. Tela blanca. Tijeras.

Fabricando bizcochos

Materiales        Galletas. Flan. 1 vaso de leche. 1 bote de macedonia de frutas. Coñac. Cuenco. Mojar las galletas en la leche con el coñac. Poner en el fondo del cuenco la fruta picadita, flan, capa de galletas e intercalar capas de galletas y flan.

Fabricando inventos (Dejar la fabricación de los inventos a la imaginación del niño, a partir de un torbellino de ideas)

Materiales        Periódicos, revistas, fotos. Botes, envases y latas vacíos. Palitos de helado. Cartones. Corcho. Papeles de colores. Telas. Tijeras. Rotuladores

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Estas propuestas permiten desarrollar los sentidos, un aspecto muy importante en la etapa infantil, y fomentar la educación sensorial que, “se ejercita fortaleciendo la capacidad de observación y percepción así como su expresión (Menchén Bellón, pp.82).

De este modo el niño aprende a descubrir conceptos y a establecer relaciones útiles a través del juego y la discriminación y diferenciación de estímulos y objetos, al intentar construir o mezclar productos, ingredientes  y materiales de diferentes colores, tactos, olores, sabores, gustos, etc. Por otro lado, estas actividades y juegos permiten intercambios comunicativos entre padres e hijos creando un ambiente afectivo y lúdico.

Pero, es importante valorar si conviene proponer este tipo de actuaciones, puesto que, según las investigaciones realizadas, con el paso del tiempo los efectos desaparecen, no  produciéndose la esperada modificación de las prácticas de los padres, si en el diseño de las mismas no han  intervenido.

Por ello, es más aconsejable la modalidad de escuela de padres, y con relación a las actividades, previa consulta a las familias, proponer los temas que más les interesen, y en función de sus necesidades diseñar el programa y planificar las actividades. En este caso, se puede enviar la nota pidiendo que con base a sus necesidades,  establezcan un orden de prioridades y propongan cuatro temas, para tratarlos a lo largo del curso, así como el horario que más les conviene.

 

2.2. Programas instruccionales dirigidos a padres.

Son programas con contenidos específicos y el objetivo es mejorar prácticas educativas concretas o adquirir habilidades educativas más apropiadas. Su grado de institucionalización es alto. En este grupo se incluyen, también, programas de atención temprana, dirigidos a padres con hijos con riesgo biológico.

En este apartado, el programa para padres que proponemos es de “Educación emocional”, como aspecto básico para fomentar la creatividad. Los procesos creativos requieren un clima afectivo cálido y estimulante, que es necesario fomentar en las familias para responder de forma adecuada a las reacciones emocionales de sus hijos.

·        Objetivo: Favorecer en los padres y madres el desarrollo de habilidades emocionales para identificar sus emociones, tomar conciencia de ellas y controlarlas.

·        Contenidos: En función de los niveles educativos.

·        Educación Infantil. Temas que se pueden tratar.

 
 

EDUCACIÓN EMOCIONAL Y AFECTIVA

Tema. 1. “Descubriendo nuestras emociones”.

Tema. 2. “¿Cómo se llama mi estado de ánimo hoy?”

Tema. 3. “Controlando  contratiempos…”

Etc.                 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

Tema 1: “Descubriendo nuestras emociones”

 

Objetivo: Identificar y reconocer las propias emociones

Contenido: Emociones. Definición, tipo y clasificación

Actividad: Análisis y reflexión sobre las propias emociones ante conductas del hijo y sus reacciones frente a ellas.

 

Situación 1. Cuando su hijo  se acerca y le expresa que le quiere. ¿Cuál es la emoción que siente? ¿Cuál es su estado de ánimo?  ¿Cómo responde a su hijo ante su expresión de cariño?

 

Situación 2. Cuando su hijo tiene una rabieta en un centro comercial. ¿Cuál es la emoción que siente? ¿Cuál es su estado de ánimo? ¿Cómo responde a su hijo ante su enfado?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


En estas sesiones la importancia no radica en la exposición del educador o pedagogo que lidere el grupo sino en las reflexiones e intercambio de experiencias que hagan los padres, el debate entre ellos y las nuevas propuestas que surjan de pautas de actuación desde su propia  realidad.

 

2.3.     Programas dirigidos a lograr una mayor implicación de las familias y educadores en el proceso educativo de los niños y niñas.

 

Se realizan en el ámbito escolar y normalmente se incluyen en el Proyecto educativo. El objetivo es que la educación de los niños, que se desarrolla en dos ámbitos: Escuela y Familia, establezca unos puntos en común para dar coherencia sus experiencias cotidianas. El grado de institucionalización depende del proyecto educativo.

En este tipo de intervención: Familia y Escuela, los dos contextos cotidianos en los que el niño vive: “Han de aprender a establecer relaciones de cooperación ante la responsabilidad de una misma finalidad: Proporcionar una educación que favorezca el desarrollo integral de la personalidad de los niños (Aguilar Ramos, M.C. 2001, pp. 117).

Antes de proponer el diseño de un programa, consideramos importante establecer unas relaciones que hagan posible este diseño en común, entre padres y profesorado. Pero, ¿cómo se establecen estas relaciones de cooperación?.  La guía pedagógica de la participación de los padres en preescolar (Ministerio de Educación. Quebec. 1982), considera que existen diferentes tipos de participación de los padres a los que corresponden diferentes tipos de actividades, por ello, propone en primer lugar la identificación de la participación de los padres.  Del resultado de este análisis, aparecen cuatro propuestas de actividades.

 
 

 

 

 

 


Éstas se pueden tomar como una secuenciación del grado de implicación de la participación de los padres en la escuela.

 

2.3.1. Actividades de conocimiento recíproco.

Se refiere a  contactos informales que el profesorado puede iniciar cuando se escolariza el niño: visitas, llamadas telefónicas, entrevistas individuales o grupales, banco de sugerencias, etc., cuyo objetivo es romper el hielo, conocerse y favorecer la comunicación interpersonal, sin que medie transmisión alguna de información oficial.

 

2.3.2.      Actividades de información recíproca.

 

Éstas permiten intercambios sobre vivencias en el hogar y en la escuela, así como información sobre los objetivos generales de la etapa de educación infantil, intercambios sobre las necesidades de información de los padres y los recursos educativos que disponen. Etc.

 

2.3.3. Actividades de implicación.

Se caracterizan por encuentros que informan a los padres del funcionamiento general de la clase y el enfoque pedagógico que se sigue con el objetivo de sensibilizar a los padres del modelo educativo del aula y venir a observar su desarrollo e implicarse según sus posibilidades.

 

2.3.4.      Actividades de responsabilidad.

Los padres participan directamente en tareas con los niños, en la elección de  actividades: juegos, cuentos, pintura, salidas, gimnasia, ciencias y otros, en la elaboración del calendario, y en su evaluación.  En este apartado, el educador necesita buenas dotes de organización, adaptación, creatividad y resolución de problemas, y programar las actividades por grupos de padres, día y hora, teniendo en cuenta las necesidades de organización del aula.

Cuando los padres tienen estas posibilidades reales de participación en el centro y han llegado al último grado de implicación, se puede comenzar a hablar del diseño de un programa o  la elaboración de un proyecto educativo en común.

 

3. CONCLUSIONES

Las transformaciones, que el día a día introduce en la vida familiar, crean conflictos por las necesidades cambiantes que suscitan entre sus integrantes, por motivos de edad, estados psicológicos y biológicos personales, situaciones académicas o laborales, presiones internas y externas, etc., y acarrean crisis que pueden conducir a rupturas o al crecimiento y autorrealización personal de sus miembros. Por ello, iniciábamos nuestra exposición manifestando que la creatividad es indispensable, y hemos tratado de presentar diversas formas de trabajarla en la formación de padres, con el objetivo de que la puedan fomentar en el hogar, tanto en el plano del desarrollo de estrategias creativas y de resolución de problemas, como en su participación activa en la escuela.

Porque desde nuestra perspectiva, vivir la creatividad en familia y creativamente la familia supone: “Un pasaporte para la creación de espacios de comunicación, aceptación, expresión de valores,  sentimientos profundos y puesta en común de lo que se es y se tiene, así como de nuevas estrategias de adaptación a situaciones diversas, y de resolución de problemas ante los conflictos”.  

En resumen, la familia educa con perspectivas de futuro, cuando lleva de una mano la creatividad  y de otra, los valores, porque con la creatividad educa para una vida abierta a cambios y transformaciones que no se pueden predecir, pero sí, intuir, y con los valores se definen dentro de unos principios democráticos de participación, colaboración, solidaridad, respeto, aceptación, etc. De ahí la necesidad de ayudarla con una formación que le permita dotarse y dotar a sus hijos de estrategias internas y externas y las capacite para generar sus propias estrategias y afrontar las inesperadas situaciones futuras con serenidad y equilibrio.

 

BIBLIOGRAFÍA

-AGUILAR RAMOS, M.C. (2001) Concepto de sí mismo.  Familia y Escuela. Madrid. Ed. Dykinson.

-GERVILLA CASTILLO, A. (1997) Estrategias Didácticas para Educar en Valores. Madrid. Ed. Dykinson. S.L.

-MENCHÉN BELLÓN, F. (1998) Descubrir la creatividad. Desaprender para volver a aprender. Madrid. Ed. Pirámide.

-MINISTÈRE DE L’EDUCATION. DIRECTION GÉNÉRALE DU DÉVELOPPEMENT  PÉDAGOGIQUE. (1982) Guide pedagogique. Préscolaire. La participation des parents au préscolaire. Québec. Gouvernement du Québec.

-RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ, A. (2001). “Futuro y creatividad: Una mirada prospectivo-social sobre la creatividad"”en ANTONIO RODRÍGUEZ (Coord.) Creatividad y Sociedad. Hacia una cultura creativa en el siglo XXI. Barcelona. Ed. Octaedro.

-SIMON, S.(1998) 101 juegos divertidos para desarrollar la creatividad de los niños. Barcelona. Ed. Ceac.

-Vila, I. (1998)  Intervención psicopedagógica en el contexto familiar” en RODRIGO; M.J. y PALACIOS, J. (1998) Familia y desarrollo humano. Madrid. Ed. Alianza.